lunes, 6 de julio de 2015

Lienzo canvas. Herramienta ideal para armar tu modelo de negocios.

El lienzo canvas es una herramienta desarrollada por Osterwalder para trabajar en la idea de negocio inicial y llegar un modelo de negocios factible, rentable y sustentable. Desde ya que sin información sobre el rubro, mercado, clientes, competencia, proveedores, etc. esta herramienta no funciona ya que queda está basada en supuestos. El lienzo es el complemento ideal para la metodología lean start up. Es una herramienta muy dinámica y que te recomiendo.


¿Qué trabajar en cada parte del lienzo?

1. Propuesta de valor: ¿qué problemas resolvés? ¿cuál es el valor para tu cliente? 

2. Relaciones con los clientes: ¿cómo te vas a relacionar con tus clientes? Presencial, virtual, redes sociales, etc. ¿Cuáles serán los costos asociados?

3. Canales de distribución: ¿cuáles son los canales más efectivos? ¿Cuáles son los costos de los diferentes canales?

4. Segmentos del mercado: ¿a quién estás dirigiendo la oferta? ¿cómo es tu cliente ideal? ¿cuáles son sus gustos, costumbres, hábitos? 

5. Fuentes de ingreso: vinculada a la estrategia de precios y la generación de valor para tus clientes. Medios de pago. 

6. Actividades clave: punto fundamental. ¿Cuáles son las actividades más importantes para que el negocio funcione? 

7. Recursos clave: se refiere a los recursos físicos, intelectuales, humanos y financieros.

8. Socios clave: socios comerciales, alianzas, proveedores, etc.

9. Estructura de costos: cada punto (del 1 al 8) tiene costos. Aquí tendrás que determinar cómo son esos costos (fijos, variables, gastos). Conociendo esto podrás avanzar con la estructura de precios.

Para conocer los diferentes modelos de negocio hace clic aquí

¿Tenés alguna duda o consulta? Dejame un comentario y lo charlamos.

¡Éxitos!

Lic. Gabriela Dobler
@gdobler

miércoles, 15 de abril de 2015

¿Idea de negocio o idea de producto?

La primera pregunta que realizo a los emprendedores (estén en etapa de idea o quieran darle una vuelta de tuerca a su emprendimiento) es si su idea es de negocio o de producto.

Pensar que es lo mismo es un error que puede costarte el emprendimiento. 

Un idea de negocio refiere a una idea que habla de crecimiento y expansión, que permite innovar, agregar y/o quitar productos. También permite trabajar con diferentes segmentos de clientes. No hay límites.

Una idea de producto refiere a una idea que puede quedar chica, encontrar su techo muy rápido, que puede no encontrar aceptación en el mercado, que puede simplemente no funcionar. Fin del emprendimiento.

Por ejemplo, supongamos que un emprendedor quiere vender zapatos para bailar tango (idea de producto), si el producto no funciona porque no gusta, porque hay mucha competencia, etc. tengo dos opciones: cerrar el negocio o pensar en otros productos (que es lo mismo que hacer algo nuevo). 

La propuesta es, como dice Donald Trump, pensar en grande. Si cuando estoy gestando el emprendimiento lo hago en base a zapatos para bailar, o, aún más escalable: productos y servicios para bailar, estoy ampliando el horizonte.

Ahora bien, una cosa es la idea de negocio en sí (grande, amplia, escalable, rentable) y otra muy diferente es la implementación de la misma. Para implementar sí conviene (aunque esto es siempre un depende: depende de cuán grande sea el equipo, depende de los recursos, depende del conocimiento del mercado...) empezar por un producto y para un segmento específico. Para que puedas aprender e ir creciendo. 

viernes, 2 de enero de 2015

El emprendedor y la toma de decisiones

Tomar decisiones es parte de la gestión diaria del emprendedor. El gran tema es con qué información cuenta para tomar esas decisiones.


El día a día del negocio produce mucha información, la mayoría de las veces, esa información no se registra. Si no se cuenta con datos no hay análisis posible y por lo tanto el emprendedor no puede ver la situación o el problema desde todas sus aristas para encontrar alternativas nuevas, diferentes a las que se presentan, diría, intuitivamente.

Datos clave que hay que registrar:
  1. Caja/Banco: movimiento diario de dinero. 
  2. Precios de proveedores. Descuentos por cantidad aplicados. Deudas generadas. 
  3. Ventas: precios, formas de pago, descuentos, estrategia y política aplicada. 
  4. Clientes: cuándo compra, qué compra, dónde realiza la compra, feedback. 
  5. Competencia: precios, publicidad, acciones. 
  6. Marketing: estrategia, acciones realizadas y sus resultados, inversión. 
  7. Procesos: documentación de los mismos, tareas y funciones. Cambios realizados. Resultados. 
  8. Ideas: lo mejor es un anotador a mano. 
Te aconsejo armar planillas de cálculo o llevarlo por escrito en un cuaderno. Mejor si la información está digitalizada, es más fácil filtrarla y desmenuzarla. También hay programas especialmente armados para poder registrar y procesar información, por ejemplo el CRM.


No se puede tomar decisión si no se tiene alternativas. No se tiene alternativas si no se tiene información. No se tiene información si no se registra. ¡Salí de ese círculo!